Argentina Pesca

Una actividad que mueve la economía

Marzo 2010 – Un reciente estudio de Aicacyp pone en números la importancia de un deporte turístico fundamental para las economías regionales. La pesca como vía al desarrollo. La amenaza de la extracción comercial descontrolada y la contaminación. Por Cosme Trapazzo para Revista InfoAicacyp 35 .

“La pesca es clave para el turismo”; “impulsa las economías regionales”; “es una actividad que cada vez genera más empleo”. Funcionarios, empresarios, dirigentes y aficionados vinculados con la pesca suelen pronunciar frases como estas que, no por ciertas, dejan de sonar vagas si no van acompañadas de cifras que las respalden. Por eso, en un esfuerzo que sin dudas será muy valorado por el sector, Aicacyp decidió poner en números el comportamiento de la actividad y todo lo que se genera a su alrededor. Así nació “Argentina Pesca”, un reporte que destaca las variables fundamentales de la disciplina, que como dice el trabajo, ya es “un producto turístico en todo el país”.

Unos 4 millones de pescadores deportivos tienen a su disposición más de 40 especies ictícolas en el territorio nacional, desde el dorado, el surubí, el pejerrey y la lisa, hasta la trucha y la tararira. Y para cada excursión, persiguiendo un sueño, el pescador consume, compra equipamiento e indumentaria, alquila una cabaña y se moviliza, es decir, dinamiza la actividad económica y multiplica el empleo.

El informe pone en cifras esos latidos que la pesca produce a lo largo y a lo ancho del país, ya sea en los ríos Paraná y Uruguay desde Misiones hasta el Delta de Buenos Aires y el Río de la Plata; los ríos y lagos ubicados en la Patagonia Cordillerana, desde Neuquén a Tierra del Fuego; las lagunas bonaerenses; las montañas y selvas, con diques y embalses por toda la zona cordillerana y precordillerana, desde Salta a Mendoza, pero también en Córdoba, Tucumán y Santiago del Estero; y el sector marítimo, incluyendo toda la costa desde Santa Teresita, la provincia de Buenos Aires, hasta Río Gallegos, en Santa Cruz.

Aunque a veces la desorganización y la falta de cifras oficiales vuelven algunos sondeos difusos y dispersos, en el trabajo se citan ejemplos del valor económico real de la pesca. Por caso, se constata que genera el ingreso de 4 millones de dólares en los ríos Chimehuin y el Limay Medio, según datos del Centro de Ecología Aplicada de Neuquén. En Bariloche, la actividad contribuye al PBI local con unos 8 millones de dólares, de acuerdo con la Universidad del Comahue. Los cotos privados de pesca en Tierra del Fuego, en tanto, producen ingresos del orden de los 4 millones y medio de dólares, casi exclusivamente a partir de pescadores extranjeros.

Además, en Chubut, por ejemplo, la pesca ya tiene un peso económico más relevante que el del esquí, según ha indicado la Dirección de Pesca Continental, con un ingreso cercano a los 5 millones de dólares en la zona cordillerana con centro en Esquel. Es interesante en esta zona, el dato de que la pesca “motiva la definición de destino” en un 64% de los casos. En la provincia de Buenos Aires, una laguna con la infraestructura adecuada genera por año entre 500 y 800 mil pesos, según estudios de la Dirección de Recursos Ictícolas y Acuícolas de la Nación, en conjunto con la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad del Sur. Para entender su relevancia, basta hacer la cuenta: hay unas 500 lagunas permanentes en todo el territorio bonaerense.

Junto al esquí y al golf, la pesca es uno de los tres deportes de interés turístico que identifica la Secretaría de Turismo de la Nación. “La importante cantidad de gente que lo practica solicita servicios, necesita equipos y muchos de ellos poseen embarcaciones y hasta vehículos destinados exclusivamente con esos fines”, detalla el estudio. Es decir, generan actividad comercial y contribuye al desarrollo económico. A saber: venta y reparación de artículos de pesca; venta y reparación de embarcaciones; venta de combustibles; venta de carnada (un sostén clave en muchas localidades pequeñas de todo el país); servicios de guías de pesca; hotelería y gastronomía; ingresos provenientes de las licencias de pesca; medios especializados.

Con una catarata de datos, “Argentina Pesca”, se erige como un llamado de atención. Subraya la vital relevancia de una actividad que pese a todo lo expuesto en el reporte, hoy se encuentra amenazada por diversos factores. “Pesca deportiva o pesca comercial”, se plantea Aicacyp. “La pesca deportiva se ve fuertemente amenazada por la falta de controles a la exportación pesquera, a la pesca artesanal y por la contaminación de los ambientes”, remarca el estudio, que añade: “Es prioritaria la generación de políticas de preservación de los recursos ictícolas para incrementar el efecto multiplicador del turismo en las economías regionales”. Pero no se queda ahí. Aicacyp, como muchos saben, “promueve dentro de los pescadores deportivos el principio de pesca con devolución”.

35.Nota_ArgentinaPesca

Compartir: