Nuevos viejos desafíos.

15 de abril de 2021. Artículo Editorial del Presidente de AICACYP, Gonzalo Galán, en el número 47 de Revista Aire Libre.

El pasado 30 de Marzo AICACYP celebró su 82º aniversario. En aquella época, el grupo de pioneros que fundó nuestra Asociación decidió que tenía por objeto defender y coordinar los esfuerzos de la industria, el comercio, los deportistas y los aficionados para, entre otros objetivos, la conservación de las especies. Lo que podría para algunos parecer una contradicción, para una Asociación de cazadores y pescadores, claramente no lo es.

Nuestros aficionados son extremadamente conservacionistas pues realizan estas actividades de manera sustentable, respetando especies, cupos y temporadas; obteniendo los permisos correspondientes y restringiéndose a aquellos sitios permitidos. Somos los primeros interesados en que nuestra actividad no agote el recurso, asegurando ecosistemas sustentables, con especies sanas y poblaciones prósperas.

Pero en estos tiempos de pandemia la tendencia de la población a buscar ambientes abiertos ha desembocado en un fuerte crecimiento de los productos que comercializa nuestro sector. Y para poder albergar a viejos y nuevos aficionados necesitamos que los ambientes donde se desarrollan nuestras actividades sean protegidos.

Para ello y en lo que refiere específicamente a la caza y a la pesca es fundamental revalorizar la tarea de las Direcciones de Fauna Provinciales y Nacionales, dotándolas de personal idóneo para la misión que deben desarrollar con recursos suficientes. Es solo con estudios científicos y con datos concretos como se pueden tomar medidas sensatas para conservar los ambientes naturales. Nuestra actividad no puede quedar sujeta a lo que se diga en las redes sociales o a caprichos políticos. No es lógico que haya diferentes reglamentos para ambientes iguales o similares, como sucede hoy en provincias limítrofes como Jujuy que prohíbe la caza y Salta que la permite, o como sucede en el Rio Paraná donde no es posible acordar un reglamento común entre las distintas provincias y ni hablar con Paraguay…

Y como generadores de la Industria del Aire Libre, no podemos permitir que los incendios intencionales se sigan devorando todos los años millones de hectáreas de bosques y campos con su respectiva fauna. Cada árbol y cada ser vivo es nuestro y así tenemos que defenderlo.

Por eso creemos que la Argentina de hoy necesita de nuevas actitudes, alianzas fuertes entre cazadores, pescadores y conservacionistas, particularmente para defender los recursos naturales y también para recuperar las poblaciones de aquellas especies que se encuentran amenazadas y que fueron objeto de su presión.

Como siempre, desde hace 82 años, AICACYP se ofrece para colaborar en todo lo que sea necesario, para trabajar en pos de la protección del medio ambiente y los recursos naturales.

No quiero dejar de pasar la oportunidad de agradecer a todos nuestros socios que han decidido renovar mi mandato como Presidente de la entidad por dos años más. Contar con el apoyo de todos ustedes es fundamental para lograr cualquier objetivo. Desde ya muchas gracias por su confianza.

Hasta la próxima.

Gonzalo Galán

Compartir: