No es lo mismo

Buenos Aires, 16 de junio de 2011. Artículo Editorial del Presidente de AICACYP, Benso Bonadimani, en el número 2 de Revista Aire Libre.

Igual que en la vidriera irrespetuosa de los cambalaches, en materia de armas de fuego hay una tendencia generalizada a meter a todos en la misma bolsa; cuando los que vivimos apasionada y seriamente esta actividad, sabemos que:

– No es lo mismo un arma legal que una ilegal; aunque nos digan que con ambas “tenemos un problema”.

– No es lo mismo un legítimo usuario que, por su condición, no tiene antecedentes penales; a quien no lo es. Además su idoneidad es certificada por un instructor de tiro y sus medios de vida son lícitos y no ilícitos como los de los delincuentes. Sin embargo, tratan de igualarnos a todos y nos responsabilizan por la “resolución violenta de conflictos interpersonales”.

– No es lo mismo conocer los requisitos para obtener o renovar la condición de legítimo usuario, que poder llevarlo a cabo en los hechos. Es decir, que dar con un instructor, un profesional médico o alguien que simplemente tome las huellas digitales en las grandes urbes, no es lo mismo que pretender hacerlo en Palpalá, Coronel Suárez o Trevelin. Pero se intentan aprobar proyectos de ley que, además de obviar estas diferencias, olvidan que “federalismo” es más que una palabra para declamar en campaña.

– No es la misma, la reglamentación de caza deportiva por ejemplo, para la Provincia de Buenos Aires, que para Chaco. Y esta bien que así sea porque toman en cuenta diferentes ambientes y especies. Más aún, en el Chaco se acepta todo el año la caza por subsistencia. Eso si, quienes pretenden legislar a favor de la gente, no tienen en cuenta la imposibilidad de esos mismos individuos para cumplir los requisitos a la hora de poner en regla las armas y municiones que necesita para comer.

– No es lo mismo el comercio legal de armas de fuego que el tráfico de armas; dicho esto hasta por la ONU. Pero algunos países lo prohíben o intentan hacerlo, a través de normativas incumplibles; mientras que otros pretenden plesbicitarlo. El tráfico ilegal de armas, por supuesto, sigue y seguirá ajeno a estas cuestiones.

Benso Bonadimani

Compartir: